Congreso de los Diputados. Proposición no de Ley para agilizar las obras del soterramiento

Proposición no de Ley que presenta el Grupo Parlamentario Socialista, para que se prioricen las obras de soterramiento de la travesía de San Pedro Alcántara (Málaga).

El señor Vicepresidente (Torres Sahuquillo): Pasamos a debatir la proposición no de ley que figura con el número 4, del Grupo Parlamentario Socialista, para que se prioricen las obras de soterramiento de la travesía de San Pedro Alcántara (Málaga). Para su defensa tiene la palabra el señor Heredia Díaz.

El señor Heredia Díaz: Señoría, los socialistas pensamos que es necesario que el Ministerio de Fomento se comprometa con la mayor brevedad posible a iniciar las obras para el soterramiento de la travesía de San Pedro Alcántara. Actualmente existe un serio problema de tráfico en la N-340, entre los puntos kilométricos 169 al 174, travesía de San Pedro Alcántara, que debe resolver el Gobierno central ya que es del que depende esta actuación. Esta carretera soporta el tránsito de más de 40.000 vehículos diarios, número que se supera notablemente durante los periodos vacacionales, lo que provoca atascos significativos. La situación de esta carretera nacional provoca que turistas y residentes padezcan pérdidas de tiempo e incremento de la inseguridad vial en esta travesía de apenas cuatro kilómetros. En este sentido, los socialistas queremos recordar que el Ministerio de Fomento declaró como urgente la citada obra en una Orden Ministerial de 3 de junio de 1998. En dicha orden se decía textualmente que las intersecciones de la carretera nacional con la red local en la travesía se realizan a nivel, lo que unido al flujo peatonal provoca retenciones cercanas al colapso durante la mayor parte del día, sobre todo fines de semana y verano. Por este motivo, al excepcional interés público hay que añadir la reconocida urgencia en acometer esta actuación de acondicionamiento de la travesía. Por lo que le pregunto, señor portavoz del Grupo Parlamentario Popular, qué entiende su partido por urgente, cuando después de tres años no ha hecho absolutamente nada.

Hay que dejar muy claro que el interés general de una obra está por encima de los desarrollos urbanísticos. Estos tienen que adaptarse a la obra y no al revés. Por tanto, no pretendan eludir —como acostumbran— el asunto culpando a otras administraciones. El responsable de que no hayan comenzado las obras es el Gobierno del señor Aznar, que no quiere gastarse los 4.100 millones de pesetas y por eso está retrasando la actuación año tras año. Además, señores del Grupo Parlamentario Popular, ¿por qué el Ministerio de Fomento se ha permitido el lujo de no haber enviado siquiera el proyecto definitivo del soterramiento de la travesía de San Pedro Alcántara ni a la Junta de Andalucía ni al Ayuntamiento de Marbella, como dicen en esta respuesta parlamentaria? ¿Es así como hace las cosas el Partido Popular?

En el año 2000 dijeron que iban a gastarse 150 millones de pesetas y no se gastaron ni una peseta, a pesar de que el Partido Popular anunció en el verano del año 2000 que comenzarían la obra. En los presupuestos del año 2001 figuran solamente 50 millones de pesetas, pero hasta la fecha tampoco se han gastado absolutamente nada. Señores del Grupo Parlamentario Popular, si la obra se ha declarado urgente por el Gobierno central y además la solución del problema a la N-340, en lo que se refiere a problemas de tráfico en este tramo, es competencia del Gobierno central, parece razonable que sea el Ministerio de Fomento el que se comprometa a impulsar el proyecto. Pero los socialistas también instamos al Gobierno a que mientras se ejecuta dicho soterramiento se suprima el pago del peaje de los 10 kilómetros de la autopista de la Costa del Sol, entre Marbella y San Pedro Alcántara, de cara a descongestionar el tráfico de la zona, siendo el Gobierno central el que sufrague este gasto. Si se tiene en cuenta el interés general del Ministerio de Fomento por esta actuación, parece razonable demandar que no se cobre el peaje, evitando así el colapso en el cruce y consiguiendo que los ciudadanos de la Costa del Sol no se vean perjudicados. Esperamos y confiamos que el Grupo Parlamentario Popular se comprometa de una vez por todas con esta obra, para dar una solución a los numerosos ciudadanos malagueños que utilizan esta carretera y que soportan a diario los considerables problemas de tráfico.

El señor Vicepresidente (Torres Sahuquillo): Tiene la palabra el señor Centella Gómez.

El señor Centella Gómez: Deseo intervenir para expresar la opinión de mi grupo sobre un tema que realmente cuesta mucha dificultad entender que a estas alturas no esté resuelto. No voy a repetir datos que ya se han dado y a los que no se pueden oponer porque son la pura y dura realidad, sino que voy a utilizar algunos argumentos más para redundar en la necesidad de que hoy aquí se apruebe esta proposición no de ley cuyo contenido nosotros compartimos con el Partido Socialista Obrero Español. Es incomprensible —como decía— que a estas alturas no se esté en disposición de gastar 4.100 millones de pesetas en una actuación que es de vital importancia para una de las obras turísticas más importantes del continente europeo. Cuando uno ve lo que puede suponer este año solamente el coste de pérdida de imagen, las caravanas, los atascos, los problemas que ha supuesto el que no esté hecho este soterramiento, no puede comprender cómo hay alguien tan ciego que no quiera que se gasten 4.100 millones de pesetas. (El señor presidente ocupa la presidencia.)

Para nosotros el problema está en otro sitio. El problema está —y lo denunciamos aquí— en que el Partido Popular está siendo cómplice de una operación que trata de consolidar las autopistas de peaje. Hace años el Partido Popular decidió que en la Costa del Sol hubiese una autopista de peaje en lugar de una autovía libre de peaje, que era lo que tenía que haber habido porque hubiese permitido arreglar los problemas de la nacional 340. El Partido Popular apostó por hacer la autopista de peaje y al final vienen diciendo que no es rentable porque no cumple el objetivo que se había previsto. Lo que plantea ahora el Partido Popular es no resolver los problemas para que al final no haya más remedio que utilizar el peaje. Nosotros creemos que, además de lo dicho, existe una complicidad del Partido Popular en ese gran negocio que puede ser la autopista de peaje.

A estas alturas es perfectamente posible que se haga. No hay impedimentos técnicos, no hay impedimentos entre administraciones, el soterramiento se puede hacer perfectamente, se hizo la autopista de peaje en un tiempo récord y se resolvieron todos los problemas que había con las administraciones, incluso algunas que estaban en contra de esa autopista, porque era una obra urgente —así se declaró—; primero se expropiaba, después se pagaba, cuando se podía, y luego se resolvían los problemas, lo primero era hacer la obra porque era de interés general. Esa es una experiencia que está realizada en la Costa del Sol, por eso no se entiende que lo que ya se hizo con la autopista de peaje ahora no se pueda hacer con el soterramiento. Señorías, creo que hablar hoy aquí de problemas y tramitaciones, más que intentar engañar a la opinión pública de la Costa del Sol, que sabe bien dónde está el problema, es intentar buscar una salida por no votar una cosa que es evidente que habría que votar.

Quiero reiterar nuestro voto afirmativo, porque esta no es una obra que solamente implique a Marbella y a San Pedro Alcántara, sino que implica a toda la Costa del Sol; estamos hablando de un coste de miles de millones de pesetas en deterioro de imagen, y si hoy aquí el Partido Popular no tiene esa sensibilidad, esperamos que al final todos los ciudadanos de la Costa del Sol impongamos al Partido Popular que de aquí a unos meses en los presupuestos del Estado se contemple esta obra como prioritaria. (El señor Núñez Castain pide la palabra.)

El señor Presidente: El señor Núñez pide la palabra y se le concede.

El señor Núñez Castain: Intervengo para manifestar el apoyo de los andalucistas, naturalmente, a esta proposición. Ya hemos hecho al respecto dos preguntas escritas al Gobierno. Parece que el Gobierno se escuda en los problemas urbanísticos que pueda conllevar la autorización de este soterramiento dentro del planeamiento y en las autorizaciones que necesita la aprobación del plan por parte de la Corporación y la Junta de Andalucía para poder efectuar estas obras. Creo que se pueden abordar las obras perfectamente, porque hay otros casos que se han citado aquí; espero que se solventen esos problemas instrumentales, que en ningún caso sirvan de excusa para no abordar algo tan fundamental en la carretera de la costa, en la nacional 340, como es este soterramiento. Sencilla y llanamente, queremos apoyar la propuesta para que se inicien estas obras con la máxima urgencia.

El señor Presidente: La señora Muñoz, a la que damos la bienvenida a esta Comisión, tiene la palabra en nombre del Grupo Popular.

La señora Muñoz Uriol: Quiero decir en primer lugar que esta iniciativa ha sido debatida en numerosas ocasiones y quiero recordar además que a instancias del Partido Popular, porque ha sido una reivindicación de este Gobierno el que esta obra se lleve a cabo.

Señorías, creo que hablar de un tema tan importante para Marbella y para San Pedro Alcántara como es el soterramiento no es una cuestión de sensibilidad para

el Partido Popular, sino que es mucho más. Ya nos hubiera gustado a nosotros que cuando el Partido Socialista gobernaba, tanto en el Gobierno central, en la Junta de Andalucía, como en el propio Ayuntamiento de Marbella, esa sensibilidad que ahora reclaman se hubiera hecho efectiva y que en vez de estar hablando de fechas desde el año 1996 pudiéramos haberlas contemplado mucho antes.

En cualquier caso, creo que es importante, como decía el señor Centella, que la ciudadanía conozca este asunto. Quiero expresar aquí unos hechos objetivos que creo que son importantes. Siento decir a nuestros compañeros del Partido Socialista que estoy convencida de que a la hora de redactar esta proposición no de ley no les habrá movido el hecho de hacer un flaco favor a Marbella haciendo este tipo de afirmaciones o pidiendo al Gobierno este tipo de actuaciones, sino que probablemente les habrá movido el interés que seguro que por su parte existe. Cuando ustedes hablan en esta proposición no de ley de que el Gobierno se comprometa a iniciar a la mayor brevedad las obras y que además se suprima el peaje, les tengo que decir que nosotros nos hemos comprometido desde el primer momento de la legislatura de 1996 a que esa obra sea una realidad, a que pudieran existir las máquinas en ese mismo momento, siempre que contáramos con el necesario apoyo de las administraciones y de las instituciones.

En cuanto al segundo punto, tengo que decirle al señor Centella y, sobre todo, al señor Heredia, que es imposible —y haber redactado este punto me hace pensar que ni siquiera sabe lo que está pidiendo— que se suprima el peaje de los 10 kilómetros de la autopista entre Marbella y San Pedro Alcántara porque no existe una conexión entre Marbella y San Pedro; es imposible. Si se hubieran tomado la molestia de haber ido por la autopista de peaje, hubieran visto que hay una conexión en la carretera de Ronda, en San Pedro Alcántara, que desemboca en Estepona. Si ustedes pretenden que lo que se suprima sea el peaje entre Marbella y San Pedro Alcántara, se encuentran con la misma situación y no adelantan absolutamente nada porque desembocan en la carretera de Ronda, que es donde empieza el soterramiento de San Pedro. Y si lo que pretenden es que para pasar San Pedro Alcántara tengan que irse a Estepona y dar la vuelta, ustedes me dirán qué es lo que buscan. No han ido por la autopista, ustedes no saben lo que están pidiendo. Es más, me parece grave —y creo que es importante dejarlo aquí claro— que ni siquiera se hayan puesto en contacto con la autopista de la Costa del Sol para prever esa posibilidad. Yo le tengo que decir que nosotros sí hemos llamado a la autopista y que ellos no contemplan ninguna salida alternativa entre San Pedro de Alcántara y Estepona, porque no hay disponibilidad de terrenos y, por tanto, es inviable esa proposición, con lo cual —y ahora me referiré al primer punto—, dejemos a un lado la demagogia. Es muy fácil decir que se haga una supresión y que el Gobierno asuma un coste, porque a la ciudadanía le parece que eso es lo que debería de hacer el Gobierno; pero no intenten ustedes decir que se asume un coste que no existe. No hay ninguna conexión entre Marbella y San Pedro Alcántara. No existe peaje entre esos dos puntos, con lo cual, cuando se hacen este tipo de afirmaciones sobre un asunto tan crucial, tan sensible para la ciudadanía de Marbella, me permito decir a los señores diputados que seamos coherentes en los planteamientos que hacemos.

Quisiera referirme muy brevemente a los antecedentes que han tenido lugar para esta obra que, como digo, es prioritaria para el Partido Popular. Señorías, 24 de enero de 1996: se da la orden de estudio del proyecto de construcción. En el Boletín Oficial del Estado de 26 de julio de 1996 se convoca el concurso, y el contrato con el adjudicatario se firma el 24 de abril de 1997. Ahí queda completamente claro la longitud, que serán aproximadamente 6 kilómetros, y el presupuesto, más de 4.000 millones. El proyecto se redacta en coordinación con el Ayuntamiento de Marbella. Es más, el propio ayuntamiento manifiesta en un Pleno que la obtención de los terrenos necesarios para poder efectuar la obra correrán a cargo del ayuntamiento.

En el año 1998, en septiembre, el director general de Carreteras se dirige a la Comisión Provincial de Urbanismo de Málaga y solicita la certificación acreditativa de dicha comisión de que el tramo de carretera correspondiente al proyecto está incluido en la aprobación definitiva de revisión del Plan General de Ordenación Urbana. Le contesta la comisión, en noviembre de 1998, diciendo que se remite a esa comisión provincial para su estudio. Es más, a la vista del citado acuerdo y, concretamente, de los apartados 4 y 6, se desprende que, si bien la determinación de la revisión del plan general referente al tramo en cuestión había sido aprobada definitivamente, su entrada en vigor queda en suspenso hasta la aprobación por parte de la comisión provincial del texto refundido.

Atendiendo a razones de interés general, y a efectos de la aprobación definitiva del mencionado proyecto, la Dirección General de Carreteras, con fecha 3 de diciembre de 1998, reitera la solicitud de certificación anteriormente interesada por esa dirección general y pide que se someta a la consideración de la comisión la posibilidad de acceder a la entrada en vigor de la expresada determinación concreta, ya aprobada definitivamente. En el año 1998, el delegado provincial de la consejería contesta que no había ninguna aclaración nueva a dicho escrito. Y el 11 de febrero de 1999, la Dirección General de Carreteras, una vez más —y dando un paso más—, aprueba definitivamente el proyecto, con una prescripción, señor Heredia, que recoge todo lo dicho anteriormente. Textualmente, le cito: Las obras no se adjudicarán hasta que la Comisión Provincial de Ordenación del Territorio y Urbanismo de Málaga, de la Consejería de Obras Públicas y Transportes de la Junta de Andalucía —gobernada por el Partido Socialista—, apruebe definitivamente el texto refundido de la revisión del Plan General de Ordenación Urbana de Marbella. 

En todo este procedimiento —y queda constancia clara, porque le estoy dando fechas— hay una cuestión fundamental: el Ministerio de Fomento ha tratado de impulsar en todo momento la resolución de este problema y se ha dirigido a la Dirección General del Territorio y Urbanismo de la consejería. Es importante recordar que, cuando hay administraciones que están involucradas en este procedimiento, hay que tener lo que usted nos reclamaba a nosotros: una sensibilidad especial. Hay que saber a qué nos estamos enfrentando. Le he dicho que el proyecto está redactado y que la única condición impuesta para que se lleve a cabo es que la Junta de Andalucía levante la suspensión impuesta al Plan general de ordenación urbana de Marbella. Creo que lo que hay que tener es voluntad por las dos partes. Nuestra voluntad ha quedado totalmente clara, señor Heredia, tan sólo depende actualmente de la decisión que tome la Junta de Andalucía. Usted sabe que la Junta de Andalucía puede levantar parcialmente la suspensión de ese plan general en los tramos que nosotros consideramos que son de interés público, y así se lo hemos hecho llegar. Termino diciéndole que a nosotros, en el caso de que la Junta de Andalucía —en este caso el Partido Socialista— decida por una vez apostar por Marbella, nos gustaría que hubiera un levantamiento parcial para todas aquellas obras que supongan una inversión pública. Estoy firmemente convencida de que tanto el señor Centella como el señor Heredia tienen los mismos planteamientos que mueven a esta diputada y a todo el Partido Popular y estoy convencida de que primará el interés por Marbella. Por tanto, aspiro a que en un futuro próximo tanto la Junta como el Gobierno central puedan llegar a algún tipo de acuerdo, aun dejando al margen al Ayuntamiento de Marbella que, como todos bien sabemos, intenta dilapidar cualquier relación institucional.

Proposición no de ley número 4, para que se prioricen las obras de soterramiento de la travesía de San Pedro Alcántara (Málaga).

Efectuada la votación, dio el siguiente resultado:
Votos a favor, 15; en contra, 21.

El señor Presidente: Queda rechazada.

Descarga el documento oficial completo.

Etiquetas: soterramiento, obra